Un drone para documentar la teoría del Colón gallego

Pontevedra farodevigo.es » Pontevedra

Un dispositivo aéreo no tripulado, conocido como drone para las aplicaciones de vigilancia o militares o, en este caso, como microkopter, es la última novedad tecnológica que se incorpora para documentar la teoría del origen gallego de Cristóbal Colón. El mini helicóptero de varios rotores, manejado por el piloto profesional Alberto Castaño Vicente, ha sido empleado en los últimos días en el interior de la basílica de Santa María o en el castillo de Soutomaior con el fin de que aporte imágenes inéditas de los escenarios más vinculados, según esta hipótesis, a la vida del almirante.

SUSANA REGUEIRA – PONTEVEDRA Un micro helicóptero con sofisticadas cámaras acopladas para captar imágenes espectaculares, perspectivas únicas imposibles de lograr sin un dispositivo tan pequeño y flexible. Si en las aplicaciones militares se valoran las posibilidades de los drones para reconocimiento, ataques a distancia o supervisión de operaciones, en el ámbito civil son sus increíbles posibilidades fotográficas las más valoradas.

Microcopter

El Microcopter -en primer plano-, es el resultado de alta tecnología, y sofisticados medios de grabación, transmisión, estabilización y captación-emisión de órdenes. Al fondo, el monitor y los profesionales de la imagen de diferentes medios, que presenciaron la grabación. (foto Nabetes)

Son precisamente las que explota el piloto Alberto Castaño, que desde hace días participa en el documental que graba el realizador Ángel Peláez Poyán sobre la teoría del Colón gallego y aporta su experiencia al frente de un drone muy especial.

“Se llama oktokopter”, explica el encargado de su funcionamiento, “porque tiene ocho rotores, la gente se preguntará qué es y es un sistema que empezó por investigaciones militares para realizar vuelos autónomos, es un drone, uno de los drones posibles, igual que los hay de ala fija como aviones, como helicóptero de un solo rotor o estos que son de muchos rotores”.

Alberto Castaño recuerda que el drone (conocido también como microkopter) no solo permite acceder a espacios hasta el momento completamente inasequibles para las cámaras sino “también una precisión de movimientos que hasta el momento no lográbamos, porque además de la estabilización del propio aparato dispones de navegación inercial y por GPS, lo que permite una precisión que era imposible antes con helicópteros pequeños o grandes”.

Las grandes posibilidades del oktokopter las han aprovechado hasta el momento el sector de la publicidad (Alberto Castaño ha participado en el rodaje de numerosos spots como el del coche Mini) y el cine. Son, excepción hecha de la militar, las aplicaciones más conocidas, pero el piloto apunta a otros muchos usos: “En viñedos, por ejemplo, se utiliza para hacer termografías y comprobar qué zonas se inundan, en las que puede haber problemas con los cultivos, y en lineas eléctricas se emplea para comprobar donde hay fugas”.

En el campo de la imagen, sus aplicaciones también son numerosas. “Lo utilizó, por ejemplo, la policía inglesa durante las Olimpiadas para garantizar la seguridad, había un montón de ellos volando y en imagen artística se usa bastante en publicidad y en el cine”, añade Alberto Castaño.

(foto Nabetes)

El director intercambia opiniones profesionales con cámaras de diferentes medios de comunicación, que se dieron cita para presenciar la espectacular filmación. Todas las imágenes -que va grabando la cámara de HD del Microcopter- las controlan desde el monitor sobre el que dirigen su atención. (foto Nabetes)

Éste ha trabajado a la órdenes de realizadores como Álex de la Iglesia y de Pablo Berger, con el que ha participado en el filme “Blancanieves”, candidata a los Óscar.

En el caso de Pontevedra, el rodaje ha incluido grandes medidas de seguridad para evitar posibles riesgos a los numerosos curiosos que se han dado cita en los escenarios de grabación (no publicitados precisamente para evitar aglomeraciones), y también para salvaguardar la integridad de bienes protegidos como la basílica de Santa María o el castillo de Soutomaior.

El Liceo Casino, en donde se dio cita ayer el equipo de rodaje, o las inmediaciones de la estatua de Colón en los jardines de Vincenti son otros de los espacios en donde se graba.

El drone empleado para el rodaje cuenta con una autonomía reducida, pero no así los utilizados en aplicaciones militares, máquinas con capacidad para funcionar y ser controladas a distancia durante un mínimo de 6 horas.

Se utilizan también para vigilar el tráfico, advertir de incendios forestales o, en este caso, para captar las imágenes más impactantes y que llamen la atención sobre una teoría ya secular pero todavía poco divulgada: Colón era gallego.

http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2013/01/16/drone-documentar-teoria-colon-gallego/741483.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: