Archivo de la etiqueta: Fernán Yáñez de Sotomayor

CRISTÓBAL COLÓN Y PEDRO ALVAREZ DE SOTOMAYOR DOS NOMBRES, UNA MISMA IDENTIDAD GALLEGA (PARTE I)

UNA TEORIA QUE AVANZA, DESDE  HACE  114 AÑOS

Parte I :   “SU RELACIÓN CON LA MAR  Y LA GUERRA”

Manuel Doval

Manuel Doval

Algo que no deja lugar a dudas es que Cristóbal Colón procedía de la nobleza; era natural de los reinos de Castilla, (lo asegura la reina Isabel la Católica, entre otros datos); escribía con giros gallegos, conocía perfectamente las costas de Galicia principalmente las de Pontevedra, tenia tratos con la alta nobleza portuguesa.

Por eso, hay que buscar a algún noble con estas características: un noble súbdito de los reinos de Castilla, de origen gallego, que se desenvuelva entre Portugal y el sur de Galicia (Pontevedra), que además era el único lugar del mundo donde existía el apellido Colón.

Gracias al trabajo de historiadores e investigadores hoy se sabe que Pedro Álvarez de Sotomayor mejor conocido como “Pedro Madruga” era Cristóbal Colón. Noble en dos regiones Galicia y Portugal, Conde de Camiña (Portugal),  Señor de Sotomayor, Mariscal de Bayona y Vizconde de Tui (Pontevedra, Galicia).

Pedro Álvarez de Sotomayor (Cristóbal Colón), y su hermano João Gonçalves de Sotomayor (Bartolomé Colón), eran hijos bastardos de Fernán Yáñez (Eannes) de Sotomayor, fruto de sus relaciones con Constanza Gonçalvez de Colón. Tenían dos medios hermanos, uno por parte de su madre, -de nombre Diego Colón-, y otro por parte de su padre -de nombre Alvar Páez de Sotomayor– (heredero legitimo de la casa de Sotomayor).

Cristóbal Colón tenía conocimientos de latín y de las sagradas escrituras,  por haber sido  seminarista, entre 1440 y 1446, por deseo de su padre Fernán Yáñez de Sotomayor. En 1446 cambia los libros por la espada y la navegación.

Su hermano Don Alvar Páez de Sotomayor, heredero de la casa de Sotomayor, sin tener descendencia y antes de morir, consiguió de Enrique IV  -en 1468-  la legitimación en orden de sucesión en los bienes y derechos de la casa Sotomayor,  a favor de su medio hermano Pedro Álvarez de Sotomayor. A la muerte de Alvar Páez de Sotomayor en las revueltas Irmandiñas, Pedro toma posesión de la casa Sotomayor; recuperando el patrimonio familiar perdido por la revuelta  y aumentando su señorío. Convirtiéndose en uno de los señores feudales con más poder de la época.

Isabel la Católica

Isabel la Católica

Durante la guerra de sucesión entre Isabel de Castilla (la Católica) y Juana de Castilla (la Beltraneja),  apoyó la causa de Juana y de Portugal. Al ganar la guerra Isabel la Católica, le despoja del señorío de Sotomayor, y Pedro A. de Sotomayor se refugia en Portugal.

Cristóbal Colón  aparece cuando desaparece Pedro Álvarez de Sotomayor, en una supuesta y misteriosa muerte que nadie investigó. Ni apareció cadáver alguno,  ni sus hijos y descendientes reclamaron la herencia ni su testamento. Curiosamente, posterior a la fecha atribuida a su muerte,  se han encontrado varios documentos en donde se confirma que está vivo (pleitos, reclamaciones de deuda, etc.).

Por los escritos que dejó Cristóbal Colón,  se puede ver que los personajes son el mismo. Colón decía que la forma de vivir de sus antepasados fue el de mercaderías por la mar; como  los Colón de Pontevedra, que eran mercaderes. Todos relacionados con las actividades marítimas de aquella época. Su padre Fernán Yáñez de Sotomayor,  era un importante armador de Pontevedra, tenía la capitanía de barcos  propios, de mercancías y de “al corso” y están relacionados con los de Colón de Pontevedra.

Colón decía que vivió de las armas, Pedro Álvarez de Sotomayor se enroló como mercenario, adiestrándose en el manejo de las armas.

Colón decía que estuvo veintitrés años en la mar y de Pedro Álvarez de Sotomayor se comprueba que estuvo veintitrés años en la mar.  Hay constancia que justifican a Pedro A. de Sotomayor sus conocimientos náuticos y su ausencia de 23 años. Existen varios documentos y cronistas de la época que avalan estos hechos; entre otros, Vasco De Aponte que nos dice Pedro Álvarez de Sotomayor llega a Galicia con muchas riquezas por sus correrías marítimas y grandes alianzas portuguesas” o como nos narra L. Ferreiro: “una vez liberado de la tutela de Fray Esteban de Soutelo, en 1446 “cambió los libros por la espada”, y en 1469 regresó a Galicia después de veintitrés años de ausencia”

Artículo: Modesto Manuel Doval  Montes

Anuncios